13/2/07

Grados de los ríos

Los ríos se gradúan desde el grado I hasta los infranqueables:

Grado I. Curso de agua con pendiente casi nula y carentes de obstáculos.

Grado II. La navegación es todavía fácil, las pequeñas olas son regulares y no es necesario llevar todavía cubrebañeras.

Grado III. La navegación navegación exige maniobras para evitar los obstáculos. La pendiente suele ser más pronunciadas, en principio no hace falta bajar de la piragua para reconocer los rápidos. El cubrebañeras es imprescindible.

Grado IV. Los rápidos son más violentos y hay que estar concentrado para evitar los obtáculos. Algunos movimientos del agua como rebufos y drosages nos exigen una gran prudencia.

Grado V. Es imprescindible desembarcar para reconocer los rápidos antes de afrontarlos. Pueden ser muy escombrosos y tener un gran desnivel. Los movimientos de agua son muy violentos y frecuentemente se encadenan. Es mejor no nadar.

Grado VI. son pasos de gran dificultad que no pueden ser franqueados mas que en contadas ocasiones con niveles de agua muy precisos. El reconocimiento ha de ser minucioso e indispensable y la presencia en la orilla de compañeros dispuestos a intervenir es casi imprescindible.

Infranqueables. Son pasos que no pueden ser superados sin causar irremediablemente daños físicos a los piragüistas (saltos de 40 metros, sifones....)